Los quioscos de autoservicio: una realidad cada vez más presente

Los quioscos de autoservicio han demostrado ser una innovación para hacer la vida más fácil y rápida para las personas en una variedad de escenarios. Ya sea que haga la compra diaria, acuda a una cita con el médico, coloque un paquete o se estacione en el aeropuerto antes de irse de vacaciones, los quioscos de autoservicio desempeñan un papel fundamental para reducir el tiempo y el esfuerzo en muchas partes de nuestra vida cotidiana.

Ya no estamos dispuestos a tolerar largas colas para los cajeros. Ya no queremos estar esperando. La sociedad exige la gratificación instantánea. Los quioscos de autoservicio han mejorado la experiencia de buscar un producto haciéndola más rápida y fácil, y permite a los compradores navegar y comprar a través de una sola interfaz.

Los quioscos de autoservicio comenzaron como simples máquinas de pago y visualización. Pero a medida que la tecnología ha avanzado, también las máquinas tienen la capacidad de proporcionar un nivel más sofisticado de servicio al cliente.

Los quioscos de autoservicio ofrecen una mejor experiencia para las personas que les gusta hacer las cosas por sí mismas, realizar el trabajo y tener el control de sus experiencias de compra. En esta era de estilos de vida acelerados, cada vez más personas encuentran que las máquinas de autoservicio son una parte indispensable de la vida.

Algunos pueden argumentar que las máquinas de autoservicio despersonalizan la experiencia de servicio al cliente. Sin embargo, hay que decir que incluso los trabajadores bien capacitados y experimentados pueden cometer errores al interactuar con los clientes. Por ejemplo, un error común que cometen los baristas es no escuchar el pedido del cliente, especialmente durante las horas pico, donde los baristas intentan atender a muchos clientes en un corto período de tiempo. La mala interpretación de un pedido de un cliente puede hacer que los pedidos se confundan y aumenta el número de clientes irritados. Sin embargo, con el autoservicio, el margen de error se reduce significativamente.

Además, debido a que las máquinas son capaces de manejar los elementos transaccionales, el personal puede centrarse más en otras áreas de servicio al cliente, contribuyendo aún más a una experiencia positiva del cliente.

Eficiencia es lo que todo el mundo aspira, tanto los negocios como los clientes. Ayudar a que las transacciones sean fluidas y eficiente demuestra a los clientes que uno se preocupa por sus prioridades y se posiciona como líder en su industria.

Escrito por Alfonso Simán

Cinéfilo, Guionista, Storyteller, Facilitador de Talleres de guionismo y Storytelling, Columnista de Revista Factum.